Este proyecto es una invitación para romper el tabú. Es un canal de inspiración y de información, tanto para quien vive el luto como para quien desea ayudar

La Julieta de Almodóvar

En su última película, Pedro Almodóvar nos conmueve con una historia de un luto complicado. La película está basada en tres cuentos del libro “Fugitiva”, de la escritora canadiense Alice Munro, premio Nobel de literatura en 2013.

divulgação

Hay aquéllos que aman a Almodóvar y aquéllos que lo odian, tanto a él como a sus películas. Yo hago parte del primer grupo, soy una fan con membresía. Siempre que estrena una película de este director español, salgo corriendo al cine. Fui a ver “Julieta”, cuyo lanzamiento en Brasil fue a mediados de este año. Fui sin haber leído nada sobre la trama, esperando nuevas reflexiones – lo que siempre me producen sus películas. Me demoré meses en escribir este post: debe ser porque necesité un tiempo para poder procesar la película o tal vez porque varias veces me pregunté si realmente era una buena recomendación para quien vive el luto en este momento. No obstante, decidí arriesgarme y hacer esta sugerencia. A pesar de saber que estaba corriendo el riesgo de no acertar, tuve la sensación de que aquéllos que ya pasaron por una gran pérdida podrían verse a sí mismos reflejados en la pantalla y en la fuerte escenificación del maestro Almodóvar – aun cuando hayan tomado decisiones diametralmente diferentes a las de la protagonista.

Julieta es vivida por dos actrices. Cuando joven, la actriz Adriana Ugarte le da brillo a una joven radiante, impulsiva y llena de vida. En la segunda parte, Emma Suárez hace un lindo trabajo al interpretar a una otra Julieta más madura, silenciosa y triste. El dolor es desencadenado por una pérdida traumática, seguida de otra pérdida igualmente devastadora. Sin spoilers, la película nos habla del luto de Julieta tras haber perdido a su marido en un accidente y, años después, tras la desaparición – consciente y premeditada – de su propia hija. Una tragedia densa, sin rodeos o ironías. Una película que va perdiendo el color a medida que la protagonista pierde su energía vital.

No soy especialista en cine, pero varias críticas fueron escritas sobre la película. Basta con buscar en Google para darse cuenta de que muchos expertos consideraron la película “regular”, con un Almodóvar reducido (a pesar de que algunos otros le hayan dado cinco estrellas a la película, tal como esta reseña de The Guardian). Como nuestro asunto aquí es el luto, y no el cine, decidí hacer una lista de cinco razones por las cuales recomiendo esta película desde un punto de vista muy particular:

  1. La película es muy triste, pero sin duda usted se identificará con algunas situaciones. Desde el “apagamiento” de la protagonista ante el dolor, hasta la preservación del cuarto de la hija desaparecida. Desde el impacto que un reencuentro casual puede ocasionar, hasta el papel de la memoria en la construcción de una nueva vida. Detalles llenos de significados, especialmente para quien ya pasó por esto.
  2. Hay varios tipos de luto y varias formas de vivirlos. La protagonista no es la única que vive diferentes separaciones. Cuando conoce a su marido, él también está viviendo un duelo anticipado. Y su hija, la antagonista, ve su vida transformada por la pérdida de su padre y por una madre que, de cierta manera, deja de existir.
  3. Es una película supremamente femenina, característica de las obras de este director. La película es sobre una viuda y una madre. Es sobre todas las mujeres que caben en una misma mujer. Y también es sobre una hija que, al desencontrarse con su madre en el luto, decide seguir otro camino. Es sobre la separación de estas mujeres y, también, sobre el reencuentro de sentimientos, culpas y pesares. Como ya lo mencionamos en varias ocasiones en esta página, los hombres y las mujeres parecen vivir y expresar el luto de formas distintas. “Julieta” y “Truman” son dos dramas vividos por dos sexos distintos, dos formas de narrar separaciones y pérdidas, dos maneras de reescribir la vida.
  4. Nadie borra el pasado. Aunque tengamos a disposición diferentes formas de seguir adelante, lo que vivimos, así como las personas que estuvieron presentes en nuestras vidas, siempre harán parte de nuestro presente y futuro. La presencia de la ausencia es el personaje que más aparece en escena con Julieta. La hija desaparecida, el marido fallecido, la madre con Alzheimer… todos están en escena.
  5. Nos hace reflexionar sobre la importancia de la red de apoyo. A pesar de que este elemento es muy sutil en la película, son precisamente las pocas relaciones verdaderas las que ayudan a los personajes en sus procesos. Y es precisamente lo que falta allí lo que es motivo de reflexión. Me vi a mí misma lamentando los desencuentros que convirtieron los dolores en algo aún más pesado y obstaculizador en la reinvención de la vida.

Vea el trailer abajo. Sé que la película está disponible para alquilar en la sección NOW para los suscriptores de NET. ¡Disfrútela!