Este proyecto es una invitación para romper el tabú. Es un canal de inspiración y de información, tanto para quien vive el luto como para quien desea ayudar

No nos apresuremos

Cuando perdemos a alguien, rápidamente sentimos la exigencia externa, e inclusiva interna, de recuperarnos pronto. No así, es importante entender que el luto es un proceso dentro del cual es fundamental no tener prisa.

La muerte saca todo de su lugar, inclusive al tiempo. Pareciera como si empezáramos a funcionar a otra velocidad. Las personas nos piden calma, al mismo tiempo que nos apresuran para que nos sintamos bien. Nosotros mismos nos exigimos volver a la rutina, pero no tenemos el control de nuestras propias emociones: un día estamos bien y al otro día no. Cuando creemos que nos vamos a mejorar definitivamente, un simple recuerdo es capaz de llevarnos a comenzar de nuevo de cero.

Vivenciar el luto es una verdadera montaña rusa de sentimientos. Es importante tener paciencia y entender que cada quien tiene su propio ritmo. En este proceso, el tiempo no es lineal, los altos y bajos son frecuentes y lo mejor que se puede hacer es caminar despacio, sin prisa y sin exigencias.

Marina Papi